Página 78 - vallas

Versión de HTML Básico

SENTENCIA DE LA CORTE INTERNACIONAL DE JUSTICIA DE LA HAYA
(19 DE NOVIEMBRE DE 2012)
“Largo ha sido el camino para llegar a este día, pero la tenacidad de nuestro pueblo, la tenacidad de los nicaragüenses ha
logrado recorrer ese largo camino venciendo escollos, salvando obstáculos, enfrentando atropellos, y frente al atropello
respondiendo con la lucha, con la ley en la mano”.
Presidente de la República
Comandante Daniel Ortega Saavedra
El 6 de diciembre de 2001, Nicaragua demanda a Colombia ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya. En la
demanda Nicaragua pidió la soberanía sobre el archipiélago de San Andrés y la delimitación de sus espacios marítimos.
Colombia el 21 de julio de 2003 negó la competencia de la Corte Internacional de Justicia para conocer el caso.
La Corte Internacional de Justicia mediante sentencia el 13 de diciembre de 2007, determinó que carecía de competencia
para resolver sobre la soberanía de las tres islas San Andrés, Providencia y Santa Catalina, pero confirmó que la tenía para
determinar la soberanía sobre los accidentes geográficos en disputa entre Nicaragua y Colombia y delimitar los espacios
marítimos entre ambos Estados.
El 4 de mayo de 2011 la Corte Internacional de Justicia desestimó el interés de Costa Rica y Honduras de pretender
intervenir como terceros en el juicio, estos pretendían involucrarse, para favorecer la posición colombiana contra Nicaragua.
Del 23 de abril al 4 de mayo de 2012, se realizaron las audiencias públicas ante la Corte donde las partes expusieron sus
argumentos y le solicitaron fallar acorde a sus intereses.
El 19 de noviembre de 2012 la Corte Internacional de Justicia dictó sentencia dando la razón histórica y jurídica resolviendo
definitivamente a favor de Nicaragua el diferendo de 84 años entre las partes. La Corte otorgó a Nicaragua una zona
económica exclusiva y plataforma continental, delimitando la frontera marítima entre Nicaragua y Colombia. Nicaragua
vive un momento histórico, la sentencia le restituyó derechos soberanos como Estado ribereño en el mar Caribe conforme
al Derecho Internacional, la geografía y la historia.