Profesionalización y Desarrollo

 
PUBLICACIONES
Publicaciones principales, Revista "Ejército Defensa Nacional", "Memoria Anual Ejército de Nicaragua".
 
HIMNO DEL EJÉRCITO DE NICARAGUA
Lea, escuche y descargue el himno del Ejército de Nicaragua.
 
ACTIVIDADES PRINCIPALES
Actividades principales realizadas por el Ejército de Nicaragua.
Código Penal Militar

En la Gaceta” No. 4, Diario oficial, del cinco de enero del 2006, se publicó la Ley No. 566, denominada “Código Penal Militar”, entrando en vigencia tres meses después de su publicación, siendo la primera ley de un trío de leyes que regulan la jurisdicción militar.

La entrada en vigencia del Código Penal Militar constituyó un formidable esfuerzo combinado del Ejército de Nicaragua, el Poder judicial y la Asamblea Nacional, en aras de dotar a la jurisdicción militar de un Código Penal Militar moderno, en armonía con el proceso de actualización y reforma del sistema de justicia penal.

El Código Penal Militar está fundamentado en principios democráticos y en la dogmática moderna del derecho penal, conteniendo además una teoría del delito que se ocupa de explicar qué es el acto ilícito; es decir, tiene la misión de señalar cuáles son las características o elementos esenciales  de cualquier delito, por lo que en él se expone una moderna teoría del delito.

Estructura

Título Preliminar, integrado por diez principios: legalidad; irretroactividad; responsabilidad personal y de humanidad; lesividad y responsabilidad subjetiva; no interpretación extensiva y aplicación analógica; tiempo y lugar de realización del delito; territorialidad; universalidad y supletoriedad, así como un conjunto de definiciones que facilitan la aplicación del Código.

El título preliminar articula preceptos constitucionales de carácter penal, definiendo los principios que tienen la finalidad de limitar y controlar el ejercicio del poder punitivo (ius puniendi) del Estado, para evitar arbitrariedades y abusos de poder.

Es importante destacar el carácter garantista del título preliminar del Código Penal Militar, al contener el principio de supletoriedad, que establece: “Son aplicables a los militares, las disposiciones del Código Penal de la República de Nicaragua, no previstas en el Código, siempre y cuando no se opongan a sus preceptos, disposiciones y reglas contenidas en él. Los principios enunciados, no excluyen la aplicación de los demás principios del derecho penal y principios generales del derecho, siempre que no se opongan a la naturaleza y especificaciones  del presente Código Penal Militar”.

Libro Primero, Título I, que contiene la teoría del delito en la que se sustenta el ejercicio del poder punitivo del Estado y el ejercicio de la acción penal, en armonía con las políticas de persecución penal.

En concordancia con los principios antes señalados, hay que destacar el desarrollo notable de la teoría del delito contenido en el Código Penal Militar, reflejado a través de la creación de los delitos y faltas militares, denominadas como “acciones u omisiones dolosas o imprudentes, calificadas y penadas por el Código”, cuando el texto “tipifica una conducta lo hace a título de dolo, ya que las acciones u omisiones imprudentes sólo se castigarán cuando expresamente lo disponga el Código”.

Este título contiene además, las eximentes de responsabilidad penal, que contienen además de las del Código Penal de la República de Nicaragua, algunas que son propias de la jurisdicción penal militar, por ejemplo:
La prevista en el literal “g” del artículo 42, que dice: “Encontrándose de centinela, escolta, patrulla o en cumplimiento de otros servicios de guardia, hiciere uso racional de las armas para repeler un ataque evidente contra las personas u objetivos que protege o custodia, así como el personal que conjuntamente forme parte del servicio que cumpla, y así mismo cuando encontrándose en cumplimiento de estos servicio, no se obedezcan sus ordenes o voces preventivas, según lo establecido en los reglamentos, ordenes, indicaciones y demás disposiciones militares, emitidas por el alto mando, mando superior, mando de unidades y  de otros órganos facultados para ello”.
Se establece de forma clara que “El miedo insuperable no será causa eximente de responsabilidad penal para los militares”.

En este título se contienen además circunstancias atenuantes y agravantes de responsabilidad penal, las que también son propias de la jurisdicción militar, entre las cuales podemos encontrar:

Atenuantes:

  1. Ejecutar después de cometido el delito o falta, una acción distinguida frente al adversario, a la delincuencia o en cumplimiento del servicio militar.
  2. Haber prestado relevantes servicios a la patria antes o después de la comisión del delito o falta.
  3. El hecho de contar el imputado con un tiempo inferior a tres meses de permanencia en el servicio militar activo, en el cargo o especialidad y que el hecho se origine en dichas circunstancias.
  4. La buena conducta anterior del imputado, que se deduzca de su hoja de servicio, informe de su jefe o de cualquier otro oficial facultado para ello.

Agravantes:

  1. Perpetrar el hecho  estando en acto de servicio de armas, con daño o perjuicio para el servicio o la institución armada.
  2. Cometer el hecho siendo jefe o superior; en unión, en presencia o previo concierto con  sus subordinados o subalternos.
  3. Ejecutarlo ante tropa reunida.
  4. Perpetrarlo frente al adversario.
  5. Cuando se ejecuta en caso de un conflicto armado, en situación de emergencia o peligro.
  6. Cometer el hecho cuando la unidad se encuentre en elevada o completa disposición combativa.
  7. Intentar desviar total o parcialmente su responsabilidad penal, antes o en cualquier fase del proceso penal, haciendo imputaciones falsas con respecto a una persona inocente.

Uno de los aspectos particulares del Código Penal Militar, es el contenido en el arto. 45 denominado “Sustitución de responsabilidad penal por disciplinaria”, el que permite al órgano jurisdiccional, en los tipos penales que  regulen esa posibilidad, beneficiar en el procedimiento al acusado quien no será objeto de sanción penal, sino de una corrección disciplinaria.

Libro Segundo, de los delitos.

El Código Penal Militar contiene los tipos penales ordinarios militares y los que recobran vigencia durante conflictos armados, aplicando los convenios de Ginebra ratificados por el Estado de Nicaragua, para establecer los tipos penales pertinentes al caso, lo que representa una mejora sustancial en la calificación de conductas ilícitas en las que puedan incurrir los miembros del Ejército de Nicaragua en el cumplimientos del servicio militar.

Libro Tercero, de las faltas.

Un aspecto novedoso que comprende la modernización de la legislación penal militar, es la tipificación de las faltas militares, aspecto que no contenía la anterior “Ley provisional de los delitos Militares”, las que contienen penas de arresto que no superan los tres meses de arresto.

Cumplimiento de penas.

El Código Penal Militar, en materia de tratamiento penitenciario establece en su arto. 82, que las penas de hasta tres años de privación de libertad se cumplirán en la Unidad Penitenciaria Militar, la que funciona bajo la administración del Ejército de Nicaragua, a través de la Policía Militar; en cambio, si la pena supera los tres años de privación de libertad, ésta se cumplirá en el Sistema Penitenciario Nacional, separados los militares condenados de los reos comunes.